Las condiciones eran perfectas en Shangai para que el equipo Renault al comienzo de la carrera. Fernando Alonso arrancó desde la pole position sin problemas, con su compañero Giancarlo Fisichella una posición más atrás defendiendo el puesto del español de los dos Hondas. El finlandés Kimi Raikkonen pasó a Barrichello por el exterior en la primera curva y poco después adelantó a Button para colocarse en tercera posición.

Alonso estuvo sin igual durante las primera vueltas de carrera, siendo un segundo y medio más rápido por giro que cualquier otro piloto en pista. Después de cuatro vueltas, el actual campeón del mundo lograba sacar una ventaja de seis segundos a Fisichella, mientras que Schumacher, cansado de ver el Honda de Barrichello, decidió pasar a su ex compañero y arrebatarle el quinto lugar.

El orden de carrera sufrió un cambio en la vuelta 14 cuando Raikkonen finalmente adelantó a Fisichella e inmediatamente marcaba un nuevo mejor crono por vuelta en carrera, recortando la ventaja de Alonso a 16 segundos. Unas posiciones más atrás, Schumacher pasó a Button y se colocó cuarto.

Las esperanzas de Raikkonen por conseguir un buen resultado en China se esfurmaron en la vuelta 19. El McLaren Mercedes del finés comenzó a perder potencia, provocando que quedase varado en el segundo sector. Mientras tanto, Michael Schumacher se colocaba tercero a 0.6 segundos de Fisichella. El alemán entró en boxes en la vuelta 21.

La tarde comenzó a ir mal para la escudería Renault poco a poco. El primer incidente de la tarde llegó cuando las pantallas del equipo en el pitwall se quedaron sin imágenes, aunque esto no evitó que Alonso entrase a repostar en la vuelta 22 y regresase a pista de nuevo en cabeza.

Después de la primera ronda de paradas en boxes, Alonso lideraba a Fisichella, Schumacher y los dos BMW de Heidlfed y Kubica. El piloto polaco entró en boxes en la vuelta 24 y fue el primer corredor en cambiar los neumáticos para mojado por los de seco. La decisión resultaría fatal para Kubica, quien de regreso a pista no dejó de deslizarse de un lado para otro, perdiendo unos segundos muy valiosos y su buena posición en carerra. El piloto de BMW no pudo hacer nada más que regresar a boxes para volver a cambiar las gomas.

La mala suerte se cebó con Alonso, quien en la vuelta 28 sólo contaba con una ventaja de medio segundo sobre Fisichella y Schumacher. Dos giros más tarde, Fisichella se atrevió a hacer lo que muchos no esperaban: adelantar a su compañero, dejándolo a merced de Schumacher. Después de dos curvas, el piloto de Ferrari pasó al español.

Alonso entró a repostar en la vuelta 35 por segunda vez, momento que aprovechó para cambiar los neumáticos de su monoplaza. Sus mecánicos sufrieron un pequeño problema al instalar la rueda trasera derecha, que acabo costando cuatro segundos al asturiano respecto a Schumacher. Cuatro vueltas después, Alonso era un segundo más rápido por vuelta que los líderes de carrera, a lo que Ferrari respondió llamando a Schumacher a pits. Fisichella hizo lo propio un giro más tarde y a pesar de haber vuelto a pista por delante del alemán, éste lo adelantó en la primera curva, tomando así las riendas del GP de China.

A pesar del tiempo perdido desde la segunda parada en boxes, Alonso no tiró la toalla. El piloto de Renault pisó el acelerador a fondo durante las 15 últimas vueltas de la carrera, cortando en un segundo por vuelta la ventaja de Schumacher. Alonso adelantó a Fisichella en la vuelta 47 para colocarse en segunda posición.

Pero los esfuerzos del campeón en las últimas vueltas no evitaron que Michael Schumacher cruzase la linea de meta en primera posición, logrando así su 91ª victoria en la Fórmula Uno y su séptima de la temporada. Gracias a este resultado, el piloto de Ferrari y Alonso están igualados a puntos en el mundial de pilotos, pero es Schumacher quien lidera la tabla gracias a sus siete victorias (Alonso ha ganado en seis ocasiones esta temporada).

Y mientras Fisichella llegaba a meta en tercera posición, el último drama de la tarde vio a Button arrebantando el cuarto lugar a Nick Heidfeld tras haberlo arrinconado contra un Super Aguri. El piloto de BMW acabó perdiendo tres posiciones, quedando por detrás de De la Rosa y Barrichello. Mark Webber se lleva el último punto para Williams.

Fuente: F1Racing.net