Hoy estrenamos redactor. El cántabro Enrique Gutierrez Garmilla. Un joven estudiante de periodismo en la Universidad de Valladolid, que nos envia este primer articulo sobre el paron invernal en la F1.

Se acabó la temporada 2006…un gran año que acaba de una manera triste…con Michael Schumacher retirado, un año de polémicas, grandes momentos…pero que ya han sido y serán de sobra comentados.

 

Ahora empieza lo que para los aficionados de verdad se puede denominar “parón activo”, y es que los meses de noviembre a marzo son meses que para todo gran aficionado son especiales. Por un lado se presenta un periodo aburrido, y es que noviembre es el mes mas tedioso del año, no hay ni una sola noticia, ni una mísera imagen..NADA!

Luego ya llega diciembre..empiezan los primeros test y todos vamos como borregos a ver los tiempos para ver como se atisba la futura temporada. Luego llega enero, mes de primeras presentaciones y test mas serios, las fotos nos salen por las orejas y ya nos hacemos nuestras primeras porras de cómo será el año, estas porras las ratificaremos en febrero, mes que usan todos los grandes para esperar a presentar sus bólidos, y cuando ya crees saber todo respecto a esa nueva temporada, llega marzo y los nervios pre- primer Gran Premio.

Muchos tienen sus estrategias para llevarlo mas cómodamente, estrategias mejoradas a lo largo de los inviernos…unos hacen la cuenta atrás, otros se ponen pequeñas metas…diciembre primeros test, navidades pasan rápido, enero y febrero son meses de espera entre presentación y presentación, y marzo es mes de nervios y ansia ante la carrera…todas las estrategias son válidas. Yo personalmente opino que si se es un verdadero aficionado, también merece un descanso, estar algunas semanas desconectado de todo, intentar olvidar y tras este periodo, empezar a “currar” estar al tanto de todas las modificaciones en el reglamento (que son muchas), de fichajes, debuts, test, coches nuevos etc etc… así uno se siente dentro de todo esto y se pasara mas rápidamente.

Lo que es seguro es que, pese al “aburrimiento” de este periodo, para el gran aficionado éste es especial, se tienen unos sentimientos distintos y especiales, es una sensación única que solo se da en esos meses. Y ciertamente, pese a esa gran espera, la sensación de tras tanto tiempo ver el GP de Australia (Que vuelve a abrir la temporada, como debe ser, madrugar) sólo, a las cuatro de la mañana, da una satisfacción que hace que la espera haya merecido la pena, y es que entonces vuelve a empezar el mayor espectáculo del mundo, la Formula 1.