El anuncio de la retirada de Michael Schumacher marca el fin de una era en la Formula1 y la reorganización total en el cuerpo técnico de Ferrari  pone fin a otra.

 

Cuando Kimi Raikkonen esté trabajando en enero por primera vez en Maranello, encontrará un panorama muy diferente al de su ilustre predecesor.

El finlandés se comunicará en inglés con el equipo al igual que hacía Michael, pero ahora el equipo estará formado por más personal italiano. El Dream Team asociado a Michael Schumacher pasará a la historia.

 

El director técnico Ross Brawn y el ingeniero de motores Paolo Marinelli dejan su puesto, mientras que Jean Todt pasa a ser un directivo del equipo. Las caras tan familiares para todos nosotros serán sustituidas por otras totalmente desconocidas dentro de la Scuderia.

 

Briton Brawn, el gran estratega clave en los éxitos de Schumacher en Benetton y Ferrari se tomará un año sabático, aunque posiblemente en 2008 vuelva como sucesor de Todt, con Schumacher como asistente. El año que viene, su puesto será ocupado por Mario Almondo, jefe de recursos humanos, con Stefano Domenicali como director deportivo.

Por otro lado, Martinelli se va a Fiat y será sustituido por su ayudante Pilles Simon.

Sin embargo, el problema es que la mayoría de estos nombres está en torno a los 40 años, y se duda de cómo puede afectar su entrega al rendimiento de Ferrari. Williams, por ejemplo, no ha levantado cabeza desde la marcha de Adrian Newey en 2007.

Tambíen debemos recordar que desde que Newey dejó Mclaren para irse a Red Bull, los de Woking no han ganado ninguna carrera.

 

Aunque el equipo se ha deshecho, Brawn y Byrne están confiados en que la transición será totalmente normal,  a pesar de que Ferrari seguirá siendo el equipo a batir.

“Creo que el equipo seguirá funcionando perfectamente. Los chicos que están ahora diseñando el coche y llevando el equipo son gente que ha estado en esto mucho tiempo. Aunque Michael y yo nos vamos, la base del equipo es la misma”, decia Brawn.

“Son mis protegidos y ha llegado el momento de que demuestren lo que valen. Nada va a hacerme sentir más orgulloso que el que hagan un trabajo mejor que el que yo hice.”

Ferrari tendrá la ventaja de haber trabajado anteriormente con Bridgestone, que se convierte en 2007 en el único proveedor de neumáticos.

 

“Creo que Ferrari seguirá siendo fuerte, no hay razones para pensar lo contrario,” dijo Byrne a Reuters. “El coche de 2004 fue el último que hice yo, y se ha visto que después se han construido coches competitivos y fiables. Hemos dado el testigo de la responsabilidad a Aldo y Nicolás (Tombazis).”

 

Raikkonen, muy diferente a Schumacher, debe llevar a buen puerto todos estos cambios. Si comienza a ganar pronto con Ferrari, enseguida se acostumbrará y será la tónica en el equipo.

Fuente: Autosport