Con la temporada 2006 recién acabada, ya estamos pensando en el 2007. Hoy vamos a analizar al que para mí, será uno de los equipos a tener en cuenta. Los austriacos de Red Bull han conseguido montar un auténtico equipazo a golpe de talonario.


Motor: Renault. Fiabilidad y potencia

Para mí, uno de los grandes errores de Renault para la temporada 2007. Proporcionar motores a Red Bull. El motor fabricado en Viry-Chatillon ha demostrado que es la referencia, ya que su fiabilidad es excepcional y tras el Ferrari, es el segundo más potente. Prueba de ello es el “Doble Doble” (campeonato de constructores y de pilotos) conseguido en 2005 y 2006. Además, la nueva normativa de congelación de motores les favorece. Renault y Red Bull tendrán un motor prácticamente igual. No pasará como el año pasado, en que a la escudería austriaca le dejaban la versión antigua del motor Ferrari, mientras que en Maranello evolucionaban sin descanso las nuevas mejoras para los bólidos rojos.

Neumáticos: Bridgestone. La gran duda

Tras la salida de Michelin de la F1, los neumáticos serán el gran quebradero de cabeza para los equipos que el año pasado calzaron las gomas francesas. El diseño de la suspensión debe ser totalmente distinto, y es la parte en la que deben centrarse los test invernales. El veterano David Coulthard debe ser quién, por su experiencia, se deba centrar en evolucionar esta delicada parte del monoplaza.

Ingenieros: La envidia del paddock

A golpe de talonario, el equipo austriaco ha conseguido reunir a los mejores ingenieros en su equipo, dirigidos por Adrian Newey.

Si hay un nombre que infunda respeto y admiración al hablar de los ingenieros de F1, ese es Adrian Newey. Los Williams diseñados por él y motorizados por Renault en la década de los 90 arrollaron, especialmente en 1996, donde Damon Hill y Jacques Villeneuve fueron campeón y subcampeón respectivamente.  En Red Bull seguramente estén encantados de unir a Newey y Renault en su monoplaza.

El otro equipo en el que Newey dejó su sello fue en Mclaren. Desde 1991 no ganaban un campeonato, hasta que en 1998 – el primer Mclaren diseñado por Newey- Mika Hakkinen ganó el título, que repetiría en 1999. También hay que destacar que desde que Newey dejó Mclaren, no han ganado una sola carrera…

Junto a Newey estará también Peter Prodromou, aerodinamicista procedente de Mclaren, y tres ex de Renault. Mark Smith, director técnico, Rob Marshall, como jefe de diseño, y Jonathan Wheatley, que será el Team Manager.

Pilotos:

David Coulthard: Su última oportunidad

David Coulthard fue en su época de Mclaren la mayor oposición a Michael Schumacher. Siempre se especulaba con que la temporada en curso pudiera ser la suya… pero nunca lo fue. Este año con Red Bull, y posiblemente el siguiente, son las dos últimas oportunidades que le quedan.

La experiencia de Coulthard y el handicap de haber trabajado con Newey tanto en Williams como en Mclaren, ayudarán a evolucionar el coche.

Mark Webber. El año de su consagración

Mark Webber ha pasado en los últimos años con mas pena que gloria por la F1. Eso sí, siempre con coches mediocres. El Williams FW28 no era un gran coche, aún así ha conseguido una meritoria 10 plaza en el campeonato de pilotos, con 36 puntos. Este año, con un coche bueno, debe demostrar de lo que es capaz. Sinceramente, tengo muchas esperanzas puestas en este piloto, y confío en que 2007 sea el año de su explosión.

Además, ayudará bastante en el acoplamiento de los neumáticos al coche, ya que Williams el año pasado calzó Bridgestone.

En resumen, Red Bull este año lo tiene todo para codearse con los grandes. Un equipo de ingenieros impresionante,un motor excelente y dos pilotos de garantías. El objetivo debe ser subir al podium más o menos con asiduidad, y porqué no, ganar alguna carrera.