El vallisoletano Roldán Rodríguez cerrará este 2006, que se podría resumir como el año de su consagración, después de haberse proclamado subcampeón del Campeonato de España de Fórmula 3, campeón del Trofeo Ibérico en este mismo certamen y de confirmarse su presencia el próximo año en la GP2 Series en las filas de Minardi-Piquet en una temporada en la que se subió en hasta seis vehículos diferentes.

Rodríguez iniciaba una dura temporada en el Campeonato de España de Fórmula 3 en las filas de Campos F3 Team con el objetivo de luchar por el campeonato, circunstancia que se cumplió hasta la disputa del último meeting en Barcelona. El vallisoletano acabó el año logrando el subcampeonato después de pisar el podio en seis ocasiones, con cuatro victorias en Estoril, Albacete, Valencia y Jerez y un segundo puesto también en Valencia y otro segundo en Barcelona. Además, el piloto de Campos F3 Team conseguía alzarse con el Trofeo Ibérico en el certamen español.

En una operación llevada a cabo por Adrián Campos, a cuyo entorno pertenece el piloto, Roldán compaginó su participación en el certamen español con la Euroseries 3000, enrolado en las filas del Team Minardi by GP Racing. El  vallisoletano realizó una gran temporada, con una gran victoria en la cita disputada en Barcelona y con un tercer puesto en un mítico escenario como el trazado belga de Spa-Francorchamps. Otros resultados destacados fueron el cuarto puesto en su debut en Imola, resultado que repitió en en Silverstone en su primera carrera en lluvia, así como un quinto puesto en Hungaroring tras protagonizar una gran remontada desde la undécima posición. Su casillero de victorias se hubiera aumentado de no ser por la mala fortuna de sufrir una avería a escasos metros de la meta cuando lideraba la carrera en Vallelunga después de haber dominado tanto los entrenamientos libres como los cronometrados, y con el segundo clasificado a más de tres segundos en el momento de producirse la avería.

Una vez finalizada su participación en ambos campeonatos, el vallisoletano tuvo la oportunidad de participar en la prestigiosa carrera del Macau Fórmula 3 Gand Prix en las filas de Hitech Racing, gracias a la gran relación entre David Hayle, propietario de la escuadra británica,y Adrián Campos. Rodríguez no tuvo suerte en la carrera, pero dejó muestras de su calidad al acabar decimoséptimo después de una gran remontada tras verse relegado a la última posición tras ser embestido por otro piloto.

El vallisoletano también se puso a los mandos de uno de los monoplazas de Campos GP2 Team para realizar los tests invernales de la GP2 Series en Paul Ricard, a los que acudió en dos ocasiones con la estructura valenciana. Posteriormente, en los tests de Jerez, Roldán tuvo su primera toma de contacto con el monoplaza de Minardi-Piquet con el que disputará el próximo año el campeonato, estando presente también en los últimos tests del año en Valencia, donde tuvo una gran actuación al finalizar la segunda jornada de entrenamientos marcando el quinto mejor registro.

Como colofón a la temporada, el vallisoletano quiso participar en los 500 Km de la Hyundai Getz, una prueba de resistencia disputada a los mandos del pequeño turismo diesel de la marca coreana. Formando equipo con su hermano Ricardo Rodríguez y con Álvaro Rodríguez, Roldán consiguió también imponerse en esta prueba junto a sus compañeros.