Después del doblete auto-moto de la víspera, Portugal se ha apuntado a la fiesta otra vez en la segunda y última especial del año. Por un recorrido trazado en la colinas del Algarve donde la tierra ha sustituido a la arena, Helder Rodrigues ha firmado su primera victoria en el Dakar tomándose la revancha sobre su compatriota Ruben Faria, que venció ayer. En coches, Carlos Sainz ha confirmado su dominio en el territorio portugués al conseguir su quinta victoria de etapa en el rally. Alphand y los Mitsubishi se han mostrado en buena forma.

 

 

Apuntaba a la victoria en la primera etapadel Dakar. Ha tenido que esperar 24 horas antes de alcanzar el objetivo fijado. El portugués Helder Rodrigues, que se había clasificado tercero dos veces en la edición anterior, que acabó en el Top 10, ha aprovechado los espléndidos caminos del Algarve para firmar el tiempo de referencia en las dos ruedas. Sobre un terreno muy resbaladizo, el piloto de Yamaha confirma su status de mejor representante de la marca japonesa conseguido en 2006. El éxito es tanto más clamoroso por cuanto, sin contar las siete victorias de David Frétigné en los últimos tres años, hay que remontarse a la época de Stéphane Feterhansel para encontrar a un vencedor de etapa que portara los colores de la marca del diapasón. Rodrigues supera en 47’’ a su compatriora Ruben Faria,

Tercero al término de los 67 km, Isidre Esteve es el mejor piloto oficial de KTM del día superando a su compañero David Casteu. En su primer Dakar, Fabien Planet, campeón de Francia de enduro, consigue una prometedora quinta plaza en un recorrido, que, es verdad, corresponde perfectamente a sus aptitudes. En el primer registro, Thierry Béthys, que descubrió el rally el año pasado pero tiene en su palamarés una colección de victorias en el enduro de Touquet, acaba la especial justo detrás de Planet. Ciryl Despres ha sufrido el primer susto del año. El vencedor de 2005 ha sido víctima de una leve caída al trtar de evitar a un espectador. Pierde casi 13’ con respecto al vencedor del día.

Carlos Sousa inició la carrera con las mimas aspiraciones de sus compatriotas que quedaron en lo más alto de clasificación en motos. Pero esta vez parece ser que algunos han decidido dejar de quedarse solo mirando. El español Carlos Sainz hizo pleno en 2006 al ganar todas las especiales en territorio portugués y se ha impuesto en Portimao. Todo bajo control el antiguo campeón del mundo del WRC ha dominado las pistas angostas y resbaladizas propuestas para hoy. Sus compañeros de Volkswagen, que sobresalieron ayer, no han logrado ser tan eficaces en el sur como lo fueron en el norte del país. Sobre todo, Ari Vatanen, clasificado en el mismo segundo que su antiguo rival del WRC a la salida, ha sufrido una caída en la clasificación general. Se quedó bloqueado en un vado con el motor mojado, es seguro que su Race Touareg número 308 no podrá lograr la victoria final.

En cuanto a los Mitsubishi, la montada progresiva ya ha empezado. Luc Alphand, que ha perdido algunos minutos el día anterior por culpa de un pinchazo, está iniciando lentamente un trabajo de remontada en la clasificación general. Ha conseguido el tercer mejor tiempo del día quedando a 29’’ de Sainz y de Roma. El campeón del año pasado se vuelve a colocar a 9’27’’ de Sousa, que sigue siendo el líder actual del rally. Antes de embarcar para África, Guerlain Chicherit se ha vuelto a imponer como uno de los árbitros más creíbles del duelo Mitsu-VW: está en la sexta posición de la clasificación general, 4’49’’ por detrás de Sousa.