La entrada a Malí para los corredores del Dakar significa enfrentarse a nuevos elementos, como los múltiples cruces de caminos y travesías de poblaciones. Por eso, las dificultades de navegación han forzado a más de un participante a cometer errores, aunque la cabeza de la carrera continúa igual que como cuando salieron de Mauritania. En motos, Isidre Esteve ha ganado su segunda especial de esta edición, mientras que en coches Carlos Sainz no ha dudado un segundo en lanzarse hacia su tercera victoria de especial este año. Además, Luc Alphand se acerca al líder, Stéphane Peterhansel, que todavía supera a su compañero de equipo por seis minutos. En camiones, Hans Stacey consolida su  ventaja en la general coronándose por quinta vez en una especial.  
 

Tras la media jornada de descanso de ayer y el enlace hasta Ayoun El Atrous, los 140 pilotos de motos que se mantienen en carrera han vuelto a la realidad. Esta breve especial ha sido un poco extraña, debido a que los mejores han sido los primeros en sufrir las dificultades de navegación que presentaba la etapa. En el kilómetro 82, los líderes de la carrera han estado “vagabundeando” un buen rato en busca de un punto de referencia, cosa que ha permitido a sus perseguidores recortar la ventaja que les llevaban. Como consecuencia, en el kilómetro 118, once pilotos corrían en grupo.  

Esta situación ha favorecido sobre todo a Isidre Esteve que, habiendo salido 13°, fue el autor del mejor tiempo en el único CP de la especial. Esteve supo conservar su ventaja hasta la meta, logrando así su segunda victoria de carrera, su 8ª en el Dakar. Para Isidre este triunfo resultó ser balsámico, sobre todo porque según afirmó <<Estoy muy contento con esta victoria porque después de todo lo que sucedió en Mauritania, para mi y para mi concentración es bueno volverme a meter dentro de la carrera. Yo he venido aquí para luchar y para ganar, pero si un día pierdes dos horas, recuperar la confianza y el ritmo cuesta muchísimo. Lo de hoy es un paso adelante, a partir de ahora voy a intentar divertirme y seguir yendo rápido en el Dakar>>. 

Detrás de Esteve, Paulo Gonçalves registró el segundo mejor tiempo, a 3’03 del vencedor. El portugués, con su Honda de 450 cm3, logró así su mejor actuación en el Dakar, al igual que el polaco Jacek Czachor, que fue tercero. El sudafricano Tom Classen, amateur y fontanero de profesión, sorprendió a todo el mundo haciéndose con el cuarto tiempo del día, mientras que Fabien Planet, vencedor del enduro Dakar Challenge FFM, confirma su esperanzador debut con una quinta plaza en Kayes. Quien no tuvo tanta suerte fue Frans Verhoeven, quien sufrió una fuerte caída en la que se lesionó los dos hombros. 

Por otra parte, la clasificación general no ha cambiado prácticamente. Despres no le recorta ni 2’ a Coma, que sigue manteniendo una ventaja de más de 50’ sobre el francés. En la lucha por el último peldaño del podio, David Casteu con su 5° puesto en la etapa, añade casi 6’ a su ventaja sobre Chris Blais, que está ya a más de media hora del piloto de KTM-Gauloises. 

En quads, Carlos Avendaño ha sufrido un percance con la rueda trasera, que le podría haber costado su continuidad en el rally. Al cierre de este comunicado, el madrileño sigue en manos de la asistencia para llegar hasta el vivac.   

En la carrera de coches, los líderes de la general tampoco se han librado de los despistes, pero los errores en navegación han sido menos determinantes. Carlos Sainz, que había salido 5°, ha protagonizado un auténtico festival de adelantamientos a su compañero de equipo en Volkswagen, Mark Millar y a Stéphane Peterhansel, quien sin duda parecía más preocupado por cuidar su Mitsubishi, que por contener al español.  

Sainz, quien ahora sólo puede luchar por ganar el máximo número de especiales posible, se lleva así su 3ª victoria este año <<La victoria de hoy ha sido muy especial porque el equipo Volkswagen andaba un poco bajo de ánimos después de todo lo que había pasado. Con este triunfo hemos demostrado que somos competitivos y que todo el trabajo que hemos hecho ha servido para algo>>. 

Ahora, el gran interés de la carrera se centra en la batalla interna de los Mitsubishi: el de Stephane Peterhansel, ganador en 2005 y el de Luc Alphand, que se alzó con la victoria en 2006. De momento, la 12a etapa ha sido más favorable para este último. El defensor del título, segundo de hoy, ha recortado más de 3’ a su ilustre predecesor. A falta de dos ’auténticas’ etapas para el final, Peterhansel posee una ventaja de 6’29. Por otra parte, en la no menos interesante lucha por el tercer puesto, Nasser Al Attiyah le ha quitado 5’ a Jean-Louis Schlesser. El quatarí está ahora a menos de 25’ de su objetivo en la general, pero no debe fiarse de Mark Miller, quinto a menos de 20’.    

En cuanto a los camiones, Hans Stacey, no conforme con las más de tres horas de ventaja sobre el segundo participante, ha vuelto a conquistar otra especial del rally. Con este triunfo, el piloto holandés y su camión MAN se acercan cada vez más al título en esta categoría. El segundo en la etapa ha sido Tomás Tomecek a 4’53”. Tercero ha sido Wulfert Van Ginkel a 5’50”. En la general, solo un minuto separa a Stacey de sacarle a Ilgizar Mardeev tres horas de ventaja.