Según recoje el portal F1-live, citando una noticia del periódico finlandés  Iltalethi, Kimi Raikkonen volvió a ser protagonista fuera de las pistas. Esta vez, según parece, fue en un karaoke de Helsinki donde se vio a Kimi algo “perjudicado”, tras volver de los tests en Bahrein. Sinceramente, el chaval tiene poco que celebrar (Massa le pasó por encima día sí día también).

 El diario finlandés afirma que Kimi estuvo toda la noche bebiendo cerveza, incluso dejó su autógrafo en una botella de licor típico de Finlandia. Tendrá futuro Kimi en el mundo de la canción?

Hay que recordar que Raikkonen ya fue protagonista de varias juergas nocturnas. En Canarias, tras la ruptura con su mujer, el bueno de Kimi gritó desconsolado: “Yo pago a todos, beban, no me importa nada, Jenni me dejó”. Más grave fue lo de Londres, donde al parecer acabó desnudo y borracho bailando con las bailarinas de un night club. En fin, Ferrari tendrá que trabajar duro para domar a este chico… 

 Imagen extraida de http://www.formulaf1.com/