La gran caravana infantil de El Desierto de los Niños ha regresado a España,  tras el largo periplo de nueve días que han vivido en el país africano.

 

 

En la tercera edición del Desierto de los Niños, 72 pequeños de entre 5 y 14 años, han recorrido miles de kilómetros para llevar dos toneladas de material escolar a las escuelas de Merzouga, Hasilabiad y poblados cercanos, muy necesitados tras las devastadores inundaciones del otoño pasado.

 

La caravana solidaria con los Hyundai a la cabeza embarcó en el puerto de Algeciras el  30 de Marzo y atravesó Ceuta, Tetuán, Fez, Midelt, Er Rachidia, Rissani y Erfoud hasta llegar a Merzouga y Hasialabiad, donde pequeños y mayores vivieron momentos de gran emoción y ternura.

 

Los pequeños aventureros, deseosos de ayudar a otros niños, organizaron una gran cadena humana para descargar del camión los más de 2.000 cuadernos, 2.000 cajas de ceras de colores, 2.000 bolígrafos, 2.000 rotuladores de colores, estuches de lápices, borradores, barras de pegamento, tijeras, encerados, tizas, mapas mundi, globos terráqueos, libretas, folios de papel reciclado, marionetas, camisetas y balones, entre otras cosas del inmenso material donado por Aquarius. Asimismo, hicieron entrega de dos ordenadores con office en francés cedidos por unos padres participantes. Un instante especialmente emocionante fue el de la recogida de los dibujos que los niños marroquíes habían realizado para regalar a sus visitantes.

 

El Oasis de los Niños

Tras la emotiva y entrañable visita a las escuelas los niños se dirigieron casi a pie del Erg Chebbi donde plantaron las 16 primeras palmeras del que en un futuro será el gran oasis del Desierto de los Niños. Los pequeños aventureros  disfrutaron trabajando en equipo en la plantación del nuevo palmeral que irá  creciendo en las próximas ediciones.

 

 

 

 

 

 

 

 Intercambio cultural

Otro gran momento fue la tarde de juegos y música que compartieron los niños españoles y los alauitas. A orillas de la Gran Duna los niños compartieron refrescos, merienda, juegos, y muchas actividades para terminar una gran jornada festiva con bailes amenizados por la música de los pequeños marroquíes que interpretaron un sensacional repertorio de bongos y timbales.

 

Asimismo disfrutaron de juegos nocturnos, participaron en talleres de reciclaje, realizaron cariocas, se orientaron con brújula y se deslizaron en tirolina, entre otras muchas actividades.  En la inmensidad de las dunas fueron los copilotos y navegantes de sus padres y también con ellos participaron en una divertida gymkhana.

 

Para Nacho Salvador, el organizador de “El Desierto de los Niños”, la tercera edición de esta gran aventura solidaria ha resultado sensacional. “La cara de  felicidad que los niños africanos ponen cuando nos ven descargar el camión, no tiene precio, su sonrisa es impagable. Igualmente para nuestros pequeños, ha sido un viaje mágico, del que han disfrutado de cada segundo. A pesar de ser tan pequeños, han comprendido que además del suyo, existen otros mundos, donde no es tan fácil vivir, donde hay que recorrer mucha distancia para ir a la escuela, donde no sale agua del grifo, donde no hay comodidades, ni juguetes y donde un poco de lo nuestro es una inmensidad para ellos”, ha señalado el Director de Autoverde 4×4.  Para el periodista, esta ha sido una aventura sin precedentes, “que no habríamos podido llevar a cabo sin la gran colaboración de Hyundai, de Aquarius, de Goodyear y el sensacional trabajo y dedicación de todo el equipo”, ha señalado inmerso en la organización de la cuarta edición de El Desierto de los Niños 2008.