Javier Villa mostró hoy todo su talento obteniendo su primera victoria en GP2. Pilotando
con una perfecta combinación de velocidad, agresividad y madurez, Javi dominó la
carrera al sprint de Magny Cours demostrando lo acertado de la fe en sus cualidades
mostrada desde el principio por Alfonso D’Orleans, Racing Engineering y sus
patrocinadores Repsol y Telefónica.


Las condiciones de la pista eran realmente complicadas cuando los monoplazas
empezaban la vuelta de formación. La lluvia caída previamente había dejado el circuito
muy resbaladizo en algunas zonas y, para hacerlo todo más complicado, el reciente
reasfaltado del trazado francés hacía poco menos que imposible para los pilotos ‘leer el
asfalto’ y conocer cuales eran las trayectorias secas en cada curva. Cuando las luces de
salida se apagaban, Javi hacía una buena arrancada desde su segunda posición en
parrilla y se situaba a la entrada de la primera curva justo detrás del francés Lapierre,
ocupante de la ‘pole position’. Lapierre cogía algo de ventaja inicialmente mientras
Javier tomaba confianza con las condiciones de la pista y ya en la vuelta 4 se acercaba
a la caja de cambios del monoplaza del equipo DAMS.
Enseguida Javi seguía como su sombra al más experto piloto francés. A ambos se unía
en la lucha por la primera plaza el italiano Filippi, con los tres abriendo ya margen sobre
el resto del grupo. Javi presionaba más y más a Lapierre y en la vuelta 16 su
persistencia se veía recompensada cuando Lapierre bloqueaba sus frenos a la entrada
de Adelaide y se iba fuera de la pista. Javi era ya líder, con Filippi siguiéndole de cerca.
El joven español empezaba entonces a atacar y a obtener una o dos décimas de
diferencia en cada vuelta lo que le permitía ir escapándose y obtener una ventaja de
cerca de dos segundos sobre el italiano.
De repente, con 5 vueltas para el final, empezaba a llover ligeramente y Javi tenía que
pilotar con gran habilidad, lo suficientemente rápido como para no ser alcanzado por sus
perseguidores Filippi y Pantano, pero no demasiado deprisa como para correr el riesgo
de cometer un error sobre el resbaladizo asfalto. Las últimas vueltas pasaban con Javi
manteniendo una ventaja de alrededor de medio segundo para pasar en cabeza bajo la
bandera a cuadros y hacerse con una muy merecida victoria, su primera en GP2. Los
miembros del equipo Racing Engineering saludaban desde el muro de boxes la alegría
de su piloto, totalmente feliz mientras golpeaba el aire con su puño celebrando el triunfo
durante la vuelta de honor.
Tras el complicado día de ayer, la victoria de hoy era toda una merecida recompensa a
la dedicación y duro trabajo de todo el equipo de Racing Engineering y al talento de su
joven piloto español.
Alfonso D’Orleans (team principal): ”Estoy absolutamente en éxtasis. Javi ha hecho una gran labor, mostrando de nuevo su enorme talento y convirtiéndose en el piloto más joven que gana una carrera a este nivel, más joven incluso que cuando Fernando Alonso ganó en la fórmula 3000.
Con sólo 19 años ya lleva un podio y una victoria y desde aqui el camino es sólo hacia arriba. Por encima de todo quiero agradecer a Repsol, Telefónica y Mapfre por haber apostado por este proyecto cuando nadie creía en nosotros, hoy se ha visto que han acertado. Quiero dar las gracias también a todo el equipo por el gran trabajo que han hecho sobre todo tras el accidente de Viso ayer. Además Ernesto está bien, viniendo al circuito en esto momentos, así que son todo motivos de alegría aunque no podemos dormirnos en los laureles ya que la próxima semana está la carrera de Silverstone y ya hay que trabajar en ella.”
Javier Villa (piloto coche 14): ””Todo ha ido muy bien, rodando muy constante y siempre con algo de margen, ¡realmente ha sido una carrera hasta relajada! Al principio era difícil ir tras Lapierre ya que no podía tirar como quería, hasta que tuvo un fallo y pudimos pasar y empezar a tirar y bajar nuestros tiempos por vuelta en 7 décimas. Al final empezó a chispear así que levanté un poco pero siempre manteniendo un margen por si hacía falta.”