Sin apenas tiempo para recuperarse de las fuertes emociones que para Racing
Engineering supuso el agitado fin de semana de las GP2 series en Magny
Cours, ya es momento para el equipo patrocinado por Repsol y Telefónica de
centrar todos sus esfuerzos en una nueva y muy importante etapa dentro de su
campaña 2007. A partir del viernes los monoplazas de GP2 volverán a entrar en
acción, siendo el escenario de su próxima cita la histórica pista de Silverstone,
sede del Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1.


Al clásico trazado de Northamptonshire llega Racing Engineering todavía con
los ecos de la magistral victoria obtenida por su piloto Javier Villa en la carrera
del pasado domingo, en Francia, resonando en toda la prensa internacional. El
triunfo de Villa, cimentado en una extraordinaria remontada durante la carrera
del sábado que le llevó a la séptima plaza desde el fondo del pelotón y le
permitió salir el domingo desde primera fila, supuso la demostración del talento
que el joven asturiano atesora y por el que han apostado desde un principio
tanto Racing Engineering como sus principales patrocinadores Repsol y
Telefónica, embarcándose ya el año pasado en un proyecto que va dando cada
vez más y mejores frutos. El podio de Barcelona, el triunfo de Francia y las
continuas muestras de velocidad y madurez que está realizando Villa a lo largo
de toda la temporada, lo están convirtiendo en uno de los pilotos a seguir y le
han situado, además, en el sexto puesto de la general del campeonato, misma
posición que ocupa Racing Engineering en el apartado de equipos. La victoria
de Villa fue, además, la tercera que suma Racing Engineering en la GP2, y se
une a las dos obtenidas con Neel Jani en la temporada 2005.
En Silverstone el Dallara número 14 de Javier será el centro de atención de la
entendida afición británica, que descubrirá en el otro coche del equipo español,
el número 15, a un nuevo joven talento: el portugués Filipe Albuquerque que ya
ha trabajado con Racing Engineering en la F3 española, donde fue, además,
compañero de equipo de Villa. Ello hará que la compenetración entre los dos
pilotos y el equipo no sea problema, y deberá permitir a Filipe, campeón de la
Fórmula Renault Europa 2006, centrarse en sacar el máximo partido de la gran
oportunidad que supone para él esta participación al volante de uno de los GP2
de Racing Engineering. Filipe ocupará en Silverstone el puesto de Ernesto Viso,
al no haber recibido todavía el piloto venezolano el alta médica tras su accidente
del pasado sábado en Magny Cours. Un accidente que ha servido también para
demostrar la extraordinaria capacidad de trabajo de todos los componentes del
equipo técnico de Racing Engineering, que han sido capaces de montar un
coche totalmente nuevo con la presión que supone el tener que hacerlo en el
escaso tiempo disponible entre las pruebas de Francia y Gran Bretaña.
La prueba británica, quinta de la temporada 2007, deberá suponer para Racing
Engineering un nuevo paso en su muy positiva evolución desde principio de
temporada. El rápido y tremendamente técnico trazado de Silverstone es de los
que requieren un mayor trabajo de puesta a punto, sobre todo a nivel
aerodinámico, para alcanzar el compromiso ideal entre máxima velocidad y
máxima adherencia que permita a los monoplazas pasar lo más deprisa posible
por virajes tan críticos como Copse, Becketts o Stowe, sin por ello perder
eficacia en la revirada zona final. La pista trazada alrededor de un antiguo
aeródromo de la 2ª guerra mundial es de esas en las que los pilotos quieren
siempre brillar. Los de Racing Engineering no son una excepción y ya están
deseando ponerse al volante de sus Dallara para la primera sesión de entrenos
que tendrá lugar en la mañana del viernes.