Desde siempre han existido las trampas en la competición, aunque pocas veces han sido castigadas. Vamos a dar un repasito a la historia de las acciones más infames (e inteligentes) de la historia de la F1.

Por lo general, siempre que se habla de hacer tramas, en realidad queremos decir que los equipos aprovechan lagunas del reglamento. Y si hay alguien que era un auténtico genio en esto era el mítico Ken Tyrrell.

El tío Ken

En los años 80, con los turbo en auge, Tyrrell permanecía compitiendo con motores atmosféricos, y creia que su único argumento contra estos monstruos sedientos de gasolina era… darle un rodeo al reglamento.

Así lo cuenta Martin Brundle: “Después de Rio 84, se me acercó un tipo y me dijo. Después de tu pitstop había un montón de bolitas de plomo por el pit lane”. Esas bolitas de plomo se introducían en un depósito auxiliar en el último pitstop, para que el coche tuviera el peso mínimo permitido al final de carrera.

Del mismo modo, tenían un depósito auxiliar, algo que ya utilizó Honda en 2005 y le valió la pérdida de todos sus puntos y una sanción de dos carreras sin correr. Tyrrell fue expulsado del campeonato, pero, fue una decisión más política que otra cosa.

Benetton 1994. Una tras otra

En los tiempos más modernos, inevitablemente tenemos que hablar de Benetton y Briatore. En 1994, fueron llamados por la FIA a declarar varias veces. Recuerdan el espectacular incendio de Verstappen en Hockenheim 94? La FIA investigó el hecho y descubrió que el accidente se había producido porque habían eliminado un filtro para que la cantidad de gasolina inyectada fuera mayor. Sin embargo, un resto de suciedad, que este filtro habría detenido sin ningún problema, mantuvo la válvula abierta y permitió que todo el combustible saliera hacia afuera.

Benetton no fue sancionado por esto, en parte por la acumulación de expedientes abiertos. Dos días antes de la vista por el asunto de la gasolina, había sido llamado a declarar por un irregularidad en los bajos del Benetton de Schumacher en Spa. No tenía el tamaño mínimo (10 mm). En Benetton alegaban que se debía al desgaste después del roce con los pianos. La FIA no aceptó la reclamación, y aunque admitió que no era culpa de Benetton, le quitó los 10 puntos de la victoria a Schumacher.

Más de Schumacher. Silverstone 1998

Esta, sin duda, es una de las maniobras que más me gustaron de la F1. En Silverstone 98, Schumacher dobló a Wurz con bandera amarilla. A Ferrari le comunicaron demasiado tarde que debía entrar en boxes para cumplir su Stop and go, concretamente cuando quedaban 3 vueltas, y el reglamento contempla que se debe cumplir esa sanción en un margen de 3 vueltas. Y así lo hizo. En la última vuelta, Schumacher entró en boxes, cumplió su sanción y ganó la carrera pasando el primero por la línea de meta imaginaria de boxes. Obviamente, no sancionaron a Schumacher. Fue una jugada maestra.

En los últimos tiempos, las tramas han sido menos sofisticadas. Con la eliminación del control de tracción, Ferrari decían que usaba un software que eliminaba el patinaje. Un control de tracción legal indetectable. Todos los equipos siguieron ese camino, y a la FIA no le quedó más remedio que volver a permitir el TC, ya que todos los equipos lo utilizaban.

Las últimas polémicas han sido con respecto a los alerones flexibles y fondos planos, y, como todos recordareis, el mass dumper de Renault en 2006. Las soluciones de la FIA? Sencillas. Reprimenda, prohibición de volver a utilizar esos sistemas, pero ninguna sanción.

Con respecto a Mclaren, se supone que sucederá lo mismo. Como mucho, les quitarán los puntos de constructores, pero los de pilotos los dejarán intactos.