El jueves, la F1 se juega su credibilidad. Es el momento de ver si tienen lo que tienen que tener para sancionar a un equipo puntero que se ha demostrado que ha hecho trampas.

En caso de que no sea así, la F1 habrá perdido toda la credibilidad para mi, y para mucha gente. Y lo que es peor, creará un precedente muy grave, por el cual cualquier equipo puede tener en su poder documentos de otra escudería para utilizarlos en su propio beneficio