El piloto del Repsol Honda Team sufre una artritis postraumática en el dedo pulgar del pie izquierdo y seguirá tratamiento para estar en plenas condiciones en Australia

Dani Pedrosa ha pasado hoy un nuevo reconocimiento médico para conocer el alcance de la lesión que sufrió el domingo en su caída durante el Gran Premio de Japón, después de que las primeras pruebas realizadas en el circuito de Motegi no determinaran un diagnóstico claro.

El piloto del Repsol Honda Team ha sido sometido a una exploración médica y las pertinentes radiografías que han desvelado la ausencia de fracturas. Pedrosa sufre una artritis postraumática con inflamación en el hueso del dedo pulgar del pie izquierdo, por lo que deberá permanecer en reposo durante esta semana y seguir tratamiento a base de antinflamatorios y fisioterapia.

Según palabras del propio Dani Pedrosa, “lo más importante era estar seguros de que no había nada roto, porque realmente lo pensaba por el dolor. Ahora hay que esperar que el tratamiento haga efecto, poder volver al entrenamiento físico la próxima semana y estar recuperado para la próxima carrera en Australia.”