Cuando muere un gran campeón, siempre recordamos sus grandes azañas como piloto… ya sean victórias, campeonatos…

Norick no fue campeón del mundo ni de 500 c.c. ni MotoGP ni SBK, pero si una gran persona y un piloto como decimos en España, “con un par”.

Recuerdo cuando en la carrera de Brasil de 1999 empezó a pilotar como un jabato, metiendo la moto por huecos donde no cabía ni un alfiler… una victória que marcó un antes y un después para el historial del motociclismo japonés, consiguiendo la primera victória para japón en los 500c.c.

Por Sitges, ciudad catalana en la que residía últimamente, pude verlo paseando tranquilamente en una fría tarde de invierno con el cielo nublado. Le saludé y el muy simpático hasta se hizo una foto con una cámara que llevaba encima según dijo para alegrarse de ver que tenía fans en muchos sitios.

La última vez que se le pudo ver en público fue en el pasado GP de Japón en Motegi, con la gente de Daijiro Kato (74 FOREVER).

De todo el equipo de TODOMOTOR.NET, mandamos nuestro más profundo pésame a la família.