El húngaro se ha proclamado campeón del mundo en 125cc tras un bonito duelo durante todo el año con el español Hector Faubel.

Si me llamara Carlos Miquel y fuera húngaro, escribiría algo así como: “El bravo e incontestable húngaro humilla a los españoles. Aspar, jefe del equipo Asparteam, español, y su niño mimado, Hector Faubel, también español, no pudieron con las grandes habilidades del húngaro. Pese a los continuos boicoteos de la escudería y las trampas para intentar que Faubel fuera campeón. Las caras largas cuando Talmacsi fue campeón y las informaciones a Faubel en las que ponía “Vamos!” dejan en evidencia quien quería la escudería española que ganara”

Ahora, cambiad español por inglés, húngaro por español, Aspar por Ron Dennis, Talmacsi por Alonso y Faubel por Hamilton, y tendreis la conspiración de los medios españoles en 2007