Hoy vamos a hablar del control de tracción. Muchos ya sabreis lo que es, o al menos, teneis una pequeña idea. Cuando sale la velocidad y el cuentarrevoluciones del F1, a veces a la salida de las curvas parpadea una lucecita amarilla que pone TC. Otros, ireis mas allá y sabreis que es algo que hace que el coche no derrape. Pero… Como funciona realmente un control de tracción en un F1?

La tracción es el resultado de acelerar. Es la transmisión de potencia del motor a las ruedas. Con la potencia de los F1, que sucede? Se transmite muchísima energía a las ruedas. Entonces, estas patinan y no aceleran todo lo que debieran, o peor aún, puede que una rueda gire más rápida que la otra. Como resultado, el coche trompea.

El control de tracción es un mecanismo electrónico que limita la aceleración de las ruedas para que no patinen. En la actualidad, el método utilizado es, con un sensor. Se mide la velocidad de giro de la rueda, y a partir de un cierto valor, la rueda empieza a patinar. Ahí es cuando entra el TC en acción.

Como funciona el TC?

Hay cuatro formas de conseguir tracción:

Cortar la inyección en uno o más cilindros

Cortar el encendido de uno o más cilindros

Frenar la(las) ruedas que giren más rápido de lo debido

Cerrar la aceleración, si es vehículo funciona con un acelerador “fly by wire” (por cables).

El control de tracción estuvo prohibido durante bastantes años, pero la evolución de los equipos, en especial de Ferrari, hizo que se instauraran TC legales, es decir, no usar el mecanismo TC, pero realizar el mismo efecto. Todos recordamos la exhibición de los Ferrari en Malasia 2001, donde eran 3 segundos por vuelta más rápidos que el resto. Visto esto, la FIA no tuvo más remedio que permitir el control de tracción de nuevo.

Ahora en 2008, este mecanismo vuelve a prohibirse, esta vez sin posibilidad de “trampas legales” ya que la evolución de los motores está congelada.

Muchas han sido las trampas hechas sobre este mecanismo. Se habló incluso de equipos usando la presión del “airbox” para la tracción. La FIA no pudo probar esto, pero prohibió el uso de la presión de aire para otros fines.

Algún día hablaremos también de la famosa Option 13 del genio de la electrónica Tad Czapski en los Benetton.

Uso actual del TC

En la actualidad, el TC funciona en los F1 cortando la inyección de gasolina a uno o más cilindros. De hecho, el ruido asociado a los controles de tracción (rateo), no es otra cosa que gasolina que no explota dentro del cilindro.

Aunque se suele decir que los pilotos son muy buenos detectando el patinaje, el control de tracción es un mecanismo electrónico que agiliza el proceso de reducción de potencia. “Cuando el ordenador detecta patinaje, modifica todas las funciones del motor”, dice Denis Chevrier, jefe de operaciones de Renault.

Transfiere menos potencia a las ruedas, reduciendo la cantidad de gasolina que entra al motor, modificando el ángulo de la mariposa o alterando la explosión de la gasolina”. En fracciones de segundo, las ruedas traseras (motrices) dejan de patinar, generando una tracción mejor.

Eliminación de TC. A quién beneficia?

Obviamente, beneficia a los pilotos que han conducido antes de 2002 en F1 (no había TC) y a aquellos que vienen de la GP2 (Hamilton, Kovalainen, Rosberg). Siempre se ha dicho que hay muchos pilotos a los que las ayudas electrónicas les han ayudado de una forma increible, entre ellso, Kimi Raikkonen, que pasó de la Formula Renault a la F1 directamente (de aproximadamente 200-300 cv a 900).

En 2008, veremos a ver quién es realmente bueno sin tanta electrónica