Hace algún tiempo que en todomotor venimos hablando de Tad Czapski, el mago de la electrónica de la F1.

 

Quién es este hombre? Pues bien, seguro que recordais el Benetton de 1994, un coche que siempre ha sido puesto en tela de juicio por sus supuestas irregularidades electrónicas. El TC estaba prohibido, y se sospecha que Benetton usaba este mecanismo electrónico. Pues bien, Tad es el hombre que ideó esta pequeña trampa que pasamos a comentar.

 

Fue Tom Walkinshaw el hombre que le dio la entrada en la F1, en otoño de 1992. Su trabajo era desarrollar sistemas electrónicos, como la suspensión activa, cambios automáticos, ABS o TC.

 

A final de la temporada 1993, la FIA decide prohibir toda la electrónica en los F1, indicando que el piloto debía conducir el coche “por sí mismo y sin ayudas”.

 

La temporada 1994 empezaba con sospechas sobre el uso de la electrónica. El punto álgido fue en San Marino, donde la FIA analizó el software del Benetton de Michael Schumacher y descubrió que existía un control de salida electrónico que podía ser activado desde un ordenador portatil. Era la “Option 13”.

 

El display de este portatil, contaba con 10 opciones, pero sin embargo, había una opción oculta, llamada opción 13 que era la que controlaba el derrapaje del F1 en la salida.

 

 

La FIA investigó esto y dictaminó que no había pruebas suficientes de que se hubiera usado un control de tracción, aunque Benetton fue multada con 100.000 dolares.

 

Czapski fichó por Ferrari junto con Michael Schumacher, pero en el año 2001 volvió a Renault. Quizá entendemos ahora por qué el Renault tenía esa salida tan impresionante. Por la mano de Tad.

Este año, que se ha prohibido la electrónica, Renault tiene un as en la manga. Ese as se llama Tad Czapski

 

 

Nota de prensa de la FIA sobre el Benetton

 

La FIA especuló con la posibilidad de excluir a Benetton si se demostraba que usaba un software ilegal.

 

Analizando el software utilizado en San Marino, se ha demostrado que se incluía una opción llamada “launch control”. Este sistema permite al piloto arrancar con más velocidad. El sistema controla el embrague, el cambio de marchas y la potencia del motor, para evitar el derrapaje.

 

Benetton se defendió diciendo que ese sistema solo fue usado en tests. Añadieron que solo podía ser activado recompilando el código fuente. Los expertos de LDRA (empresa electrónica que trabaja para la FIA) dictaminaron que esto era falso. El control de salida se activaba conectando un ordenador portatil al GCU (control de la caja de cambios). Benetton admitió que se podría activar así, pero que lo desconocían.

 

Para activar el launch control, se utilizaba un menú con 10 opciones en un portatil. La opción Launch Control no era visible. Sólo se mostraban 10 opciones y no había más posibilidades. Sin embargo, si se hacia scroll en esa pantalla, se podía activar la opcion 13, aunque no fuera visible. Benetton no ofreció ninguna explicación convincente sobre esto.

 

“Se tienen que dar dos condiciones para aplicar el launch control. La primera, el software debe estar activo. Es decir, recompilar el código, que tardaba varios minutos, o conectar el portatil al coche, algo que era instantaneo.

 

En segundo lugar, el piloto tenía que pulsar una secuencia en su coche para activar el mecanismo. Consistía en subir y bajar marchas en parado de una manera determinada. De la misma manera, tanto el embrague como los pedales debían estar en una posición determinada. Sólo en este caso, el control de salida se activaba. Con esto, la salida era automática. Es decir, entraban las marchas y se activaba el embrague de manera automática.

 

 

Sin embargo, la FIA no pudo demostrar que se hubiera utilizado este mecanismo, por lo que no se excluyó a Benetton de la temporada.

 

Anuncios