Ser piloto de freestyle es una profesión de riesgo, pero después de muchas caídas y de muchas reincorporaciones las recompensas que se cosechan son extremadamente dulces. Sobretodo cuando se llega a dominar el arte, cuando el aire se convierte en un habita natural y el vértigo desaparece por completo para dejarse llevar por una euforia que los convierte en invencibles.
En ese sentido, Dani Torres ha dado un paso adelante. El sevillano finalmente ha superado la etapa de consagración y ahora se perfila como una de las grandes figuras de esta especialidad. Sus saltos con precisión de ingeniero lo han llevado a los mayores espectáculos de freestyle del momento, entre ellos los X Games, donde sacó a relucir toda su casta de campeón. Su nuevo objetivo será el Xtreme Jump de Barcelona donde una vez más demostrará porque el futuro del freestyle pasa por sus manos.

 

 

Has sido el primer y único español en participar en unos X Games ¿cómo fuiste a parar por ahí?

“La verdad es que siempre había soñado con llegar a los X Games, así que me sorprendió mucho cuando me lo dijeron. La organización se fijó en mí después de mi buena participación en las Red Bull X Fighters, con lo cual esta oportunidad no podría haber llegado en mejor momento. Fue inolvidable. Se trataba de una experiencia completamente nueva para mí, muy diferente a todo lo que hasta el momento había hecho en España. En principio, como era mi primera participación, mi único objetivo era aprender al máximo. Sabía que era difícil conseguir una buena posición siendo rookie, pero al final, salí bastante orgulloso de mi intervención. El circuito de los X Games es un circuito más grande, un circuito abierto, en el cual todos los pilotos que participan son extremadamente buenos, así que hacer un buen papel ahí no fue nada fácil”.

El primer puesto en Barcelona se te resiste ¿crees que este año podrás sumar por fin este galardón a tu palmarés?

Esa es nuestra meta. Este año, como en todos los años, iremos con la intención de hacerlo lo mejor posible y que el público se divierta, tanto conmigo, como con los otros pilotos. Llevo participando desde hace tres o cuatro años en este concurso de saltos y en alguna ocasión he hecho algún podio, pero en esta ocasión haré todo lo posible por lograr la victoria en Barcelona. Lo cierto es que estoy en forma y además, vengo de hacer unos cuantos freestyles y exhibiciones internacionales, que me permitirán salir a pista con bastante fuerza”.

Dado que has practicado Supercross y que el Xtreme Jump comparte cartel con el Supercross de Barcelona ¿no te gustaría competir en las dos categorías?

“En realidad, llevó dos años sin practicar el supercross, así que me haría mucha ilusión por lo menos dar un par de vueltas en ese circuito. El Supercross de Barcelona es una prueba bastante técnica, con saltos muy buenos y también con un buen cartel de pilotos. Con lo cual participar ahí sería una pasada”

Como adelanto ¿qué saltos intentarás hacer en Barcelona?

“En principio haré los saltos que he venido haciendo en los otros freestyle. Saltos que cada vez voy perfeccionando, como por ejemplo unas variaciones de back flip, como el back flip superman o el back flip lazy boy”.

¿Cómo te preparas para enfrentarte a esta cita?

“Entreno cuatro días a la semana, dedicándole tres horas diarias. Básicamente lo que hago es saltar en la rampa, que para mí, es el mejor entrenamiento, ya que te da más confianza en ti mismo y en la moto”.

¿Qué es lo que más te impresiona de actuar en Barcelona?

“Sin duda, el público que viene al Palau, porque te apoya y te anima en todo momento. Eso es lo que más inspira a un piloto. Además, el ambiente es brutal. De ensueño”.

¿Qué opinas de los rivales con los que te toparás en la pista?

“Para mí todos los pilotos que participan este año tienen un nivel bastante alto, así que el esfuerzo que tendré que hacer para vencerles será máximo. Es imposible descartar a alguno de ellos para la victoria. Todos son geniales, así que no sabría decir cual es mi favorito. Como pilotos, me impresionan mucho Nate Adams y Beau Bamburg, porque lo que hacen en la pista es simplemente bestial. También, tengo mucha admiración por José Miralles, como piloto y como persona. Me llevo super bien con él, ya que nos estamos viendo en muchos eventos y la verdad es que somos buenos amigos y tenemos muy buen rollo”.