La gran mayoría de los participantes del Dakar, han recibido hoy uno de los chascos más profundos de su vida. Después de meses de ilusiones, y de duro trabajo, se encontraron hoy con una noticia muy negativa. No podrán sudar sobre las ardientes dunas del desierto. Una vez más, el terrorismo sobresale esta vez arremetiendo contra el deporte. Amenazando de atentar si se pone un solo coche en Mauritania. En respuesta a la amenaza, la organización del Dakar ha decidido la suspensión de la prueba, no poniendo en duda el futuro del Dakar. Según el comunicado de la amenaza terrorista, los pilotos franceses serian blancos por participar en la prueba. Bernard Kouchner, ministro francés rogo a sus ciudadanos que no viajasen a dicho país por el atentado que costó la vida a cuatro compatriotas la semana pasada. El ministro se sintió aliviado con la decisión final, ya que la organización se volcó por la seguridad de sus pilotos civiles, que podrían estar involucrados en un posible ataque. Nuestros dos pilotos nacionales, Carlos Sainz manifestaba “Es un duro golpe para todo el deporte en general”, mientras que Coma desanimado decía “mis buenos años se están pasando, el año pasado perdí un Dakar, y este año no podre ni correrlo”. Despres reflejo también su indignación “me han cortado las dos piernas”. Mientras Mauritania se defiende diciendo que la decisión no está justificada, los pilotos y la organización están completamente mentalizados de que hay mas desiertos en el mundo, igual de buenos y mucho más seguros.

“EL TERRORISMO DOMINARA PARTE DEL MUNDO CON SUS TRISTES INJURIAS Y AMENAZAS, PERO JAMAS INTIMIDARA EL ESFUERZO Y LOS SUEÑOS QUE VUELTAN ENTRE LAS DUNAS Y EL CIELO”