La organización de un Dakar Diferente, ha estado este fin de semana en Senegal para dar a conocer su proyecto humanitario en beneficio de Aldeas Infantiles SOS África.

Ha sido un fin de semana lleno de emociones para nosotros, aunque nos ha sorprendido la ausencia total de medios el día 20 en el Lago Rosa, excepto los que nos acompañaron en la expedición, lo que presagia el abandono progresivo que van a sufrir los países por los que ha pasado el Dakar durante casi treinta años.

 


Países que siguen necesitando las ayudas humanitarias que se canalizaban en torno a la carrera. Mauritania, Mali, Senegal, entre otros, seguirán estando allí, pero volverán al anonimato, a la invisibilidad que les condena nuestro primer mundo.

Sólo los atentados, las guerras y los cayucos, les regalarán alguna primera página en nuestros medios.

Mientras, la labor silente de cientos de voluntarios dentro y fuera de estos países se hará más difícil. ¿Cómo atraer a las empresas para que vuelquen su solidaridad en un agujero negro donde el retorno mediático será nulo o muy bajo?

 

Sólo podemos sensibilizarlas enseñando esa realidad escondida, esa otra cara de África, cara que se refleja en las miradas de los niños en todas las Aldeas donde hemos estado. Éstos son los privilegiados, tutelados por Aldeas Infantiles SOS África, fuerte y solvente. Vivirán, hasta su mayoría de edad, con una Mamá y “diez hermanos”, en una casa limpia y confortable, irán a la escuela y serán atendidas sus necesidades básicas. Así mismo, tendrán un Papá que es a su vez un director, gestor, cuidador y mago de las microfinanzas en la Aldea.

 

Ayer estuvimos con Mr. Touré y Mr. Saar, directores de dos Aldeas de Senegal, hombres jóvenes y capaces que podían, seguro, haberse labrado un futuro diferente en cualquier país del primer mundo, pero que escogieron quedarse en su país y trabajar para que los niños, único futuro de África, lleguen a la edad adulta con algo más que un móvil y una parabólica en su choza, que les repite constantemente las imágenes perversas del lujoso primer mundo.

 

Cantos de sirena que pueden hacer que en su mayoría se dejen la vida en el mar o mal vivan entre la basura y el asfalto de cualquier ciudad europea.

 

 

 

Un futuro posible es lo que hemos querido enseñaros a todos, desde este proyecto que es Un Dakar Diferente. Y vamos a seguir ahí, machacones, pesados hasta que África pueda caminar sola, sin nuestro apoyo.

Y estaremos allí, porque Genéricos KERN Pharma, PGS, Fundación Renta, Manómetro, Procolor, o Todomotor.net, nos han ayudado a llegar.

 

Para seguir allí ahora te necesitamos a ti, tú también puedes colaborar con las Aldeas Infantiles de África, a través del teléfono 902.200.054 , enviando un SMS con la palabra Dakar al 7217 y a través de la Web www.undakardiferente.org.

 

Tú haces Diferente este Dakar.

¡Llama al 902.200.054!

 

Anuncios