Teniendo tanto dinero, teniendo tantas empresas, es muy facil hacer cosas tan incongruentes como esta

Para el que no sepa de que va la cosa, le explicamos un poco. El centro de atención es Emilio Botin, muchimillonario de profesión, y coleccionista de bancos en sus tiempos libres, que tiene entre sus cositas el Santander, el Abbey, Totta, Universia, Isban, y esa infame herramienta llamada banksphere.

Pues bien, Emilio, como un tio listo que es, estaba en un buen lio. El año pasado con Santander patrocinaba a Mclaren (Hamilton y Alonso). Una estrategia perfecta. Tenemos contentos a los ingleses, ya que Abbey es parte del Santander, y tienen el mismo logo, y por supuesto, a los españoles.

Este año, Alonso se ha ido a Renault, y Hamilton se ha convertido toda una figura en las islas deseadas. El contrato de Santander, es con Mclaren, por lo que parece lógico que este año los bólidos del cavali… de las flechas de plata lleven publicidad de Abbey. Pero debido a la animadversión que hay en este país hacia Hamilton, el señor Botin se debe haber dado cuenta de que patrocinar a Hamilton, que en España no goza de demasiadas simpatías, iba a traerle más problemas que beneficios…

Solución? Botin se va con Alonso a Renault, y para ello, utiliza otra de sus marcas, Universia. Todo un acierto. Universia, enfocado a la gente joven, con un piloto al que idolatra la gente joven.

Ahora, la pregunta es… Si se llega a la última carrera, qué querrá Botin? Abbey o Universia?

Esto sin contar, con lo gracioso que puede ser un choque entre un Mclaren y un Renault…