El equipo vasco de las Le Mans Series logra finalizar su tercera actuación en este certamen con un 7º puesto de su clase y 11º de la general. Los pilotos Angel Burgueño y Miguel Angel de Castro muy satisfechos de los progresos del nuevo prototipo.

Satisfacción en el seno del equipo tras una carrera luchada de principio a final en la que pequeños problemas de juventud han impedido una mejor clasificación final. Comentaban Joan Villadelprat y Sergio Rinland , Presidente y Director técnico de Epsilon respectivamente; “Estamos contentos porque hemos mejorado en todo, en comportamiento y en prestación del equipo en los “pit stop”. Solo un problema en el cable de gas que nos ha costado tres vueltas nos ha impedido llegar en la posición que nos correspondía por las prestaciones de nuestro coche, esto es, octavos de la general y sextos de nuestra categoría”.

La salida se tomó con Angel Burgueño a los mandos del ee1 LMP1 que mantuvo su posición de parrilla durante las primeras vueltas. En la vuelta 13 adelantó al Zytec de Juan Barazzi subiendo a la posición 13. Unas vueltas más tarde, Angel marcaba el mejor registro en carrera en 2.07.972 poco antes de hacer la primera parada en boxes para cambiar neumáticos y repostar, esto sucedía en la vuelta 21.

No fue hasta la vuelta 40 en que se hizo el primer cambio de piloto aprovechando el segundo “pit stop”. Miguel Angel de Castro entra en el cockpit para realizar dos tandas consecutivas, en este momento el prototipo de Epsilon había ganado la posición 12 tras adelantar al Lola del equipo RML. Cuando más adelante Miguel Angel cedió el volante a su compañero de equipo, se lo entregó en una excelente novena plaza.

La carrera fue neutralizada en cinco ocasiones por el “safety car” para retirar vehículos accidentados, entre ellos el Peugeot 908 nº 7 de Alexander Wurth en su debut con el equipo galo. Progresivamente se iban ganado posiciones cuando en la vuelta 93 se hace el último cambio de piloto, Angel Burgueño volvía a los mandos para llegar hasta el final. Unas vueltas más tarde el piloto entraba por la línea de boxes informando por radio al staff técnico que había un problema con el acelerador que ponía en peligro el control del coche. Los mecánicos se apresuraron en encontrar el problema y se procedió a cambiar el cable del gas; esta reparación le costó tres vueltas al equipo.

En los últimos compases de la carrera, Angel era informado de que dos rivales estaban a tiro y comenzó a presionar con vueltas rápidas constantes que acortaban la distancia a marchas forzadas. Adelantando al Porsche RS del equipo Essex y al Zytec del Trading Performance y tomando ventaja del abandono en el último momento del Pescarolo de Primat y Tinseau, lograba cruzar la bandera a cuadros en una magnífica 7ª plaza de su categoría.

La próxima cita del equipo son las míticas 24 Horas de Le Mans, la carrera más importante del mundo de resistencia. El equipo apunta ahora todos sus esfuerzos a implementar las mejoras que el staff técnico y el departamento de ingeniería de Epsilon en Azkoitia han estado estudiando para esta carrera única en el mundo. Las 24 horas comienzan el sábado 14 de Junio a las 15 horas para terminar el domingo a la misma hora, pero la actividad en Le Mans se inicia una semana antes con las pruebas oficiales de cualificación y prueba de pilotos. Una prueba de resistencia tanto para los coches, los pilotos y todo el equipo humano que hace posible este inigualable espectáculo.