Como comentaba en el post anterior, y gracias a Marco Barba, he podido disfrutar de la experiencia de vivir un fin de semana de carreras en el interior de un equipo, concretamente Draco, que participa en las World Series. Os acerco las sensaciones que me ha dejado esta experiencia.

Llegué a Silverstone el viernes, mientras todavia se disputaba la cuarta sesión de entrenamientos de WS 3.5. Al acabar, me dirigí al box de Marco por el pit lane y le saqué algunas fotos todavía en el monoplaza. Al salir, me mira y me dice que me acerque. Hablamos un poco de como ha ido el fin de semana, de previsiones de lluvia para la carrera… Se preocupa cuando le comento que casi seguro que el sabado llueve, ya que ha ido bastante bien en seco, y está confiado para colarse en la superpole.

Tras esto, le acompaño al motorhome, donde luego llega Bertrand Baguette, su compañero de equipo. La relación entre ambos es muy buena. Hablan, se gastan bromas… Acto seguido, llega un ingeniero, y pregunta a ambos por sus sensaciones. Bertrand se queja de subviraje a la entrada de una curva, mientras que Marco habla de sobreviraje.

Una vez ha finalizado el “minibriefing”, cojo una hoja de tiempos y me sorprendo a ver a Wickens y Marcos Martinez arriba. “Wickens es muy peligroso”, comenta Bertrand, mientras que a Marco le preocupa mas Martinez. “Ha hecho 33.0 Esta yendo muy bien este fin de semana. Pons tiene un cochazo”. El ambiente es distendido y se ve que se lo pasan bien con la gente del equipo. Prueba de ello es que llega Nadia, una de las responsables del equipo, y se rie de Marco porque estaba en calzoncillos. “Delante de una dama, que poca verguenza!” a lo que Marco responde con una torta en el culo de Nina. Se ve que los pilotos son totalmente humanos, no se les ha subido la fama a la cabeza todavia.

Los nervios del padre de dos pilotos

El sabado, llego temprano, ya que la calificación es a primera hora. En World Series hay dos grupos. En uno de ellos esta Alvaro, el hermano mayor de Marco, que califica en el segundo grupo. Los 6 mejores de cada grupo pasan a la superpole.

Cuando llego, veo a Marco tranquilo ya que no amenaza lluvia y le deseo suerte para la calificación. Me voy a la parte trasera del box, donde estan los monitores de tiempos, y hay varios mecánicos viendo la evolución del grupo A. Entre ellos, hay varias personas vestidas de calle. Veo a una especialmente nerviosa y pendiente de los tiempos. Al rato empieza a gritar “Bien! Bien! Bien!”. No comprendo que pasa, hasta que veo que Alvaro Barba se ha colocado tercero de su grupo. Deduzco que es Antonio Barba, el padre de Alvaro y Marco. Tras la tensión de la calificación, se dirige a mi y me pregunta si soy español. Le respondo que si, y le pregunto si es el padre de los pilotos. “Joder, no se me nota?” Me responde, entre risas. Hablamos un poco y le comento que soy Javi, de Todomotor. “Ah si, Marco se lo ha puesto en el casco, no?” No puedo evitar que se me escape una sonrisa nerviosa.

El grupo B, empieza algo raro. Los pilotos dan una vuelta y montan ruedas nuevas. “Aqui van todos a saco”, dice alguien. Y efectivamente, es así. Marco empieza bien, colocandose 4º a mitad de la primera sesión. Antonio, el padre, no para de beber agua.
Es el momento de que entren los pilotos a montar el segundo juego de ruedas nuevas. Todos rebajan sus tiempos y a falta de 3 minutos, Marco esta 7º, fuera de la superpole. De repente, en el marcador de tiempos aparece morado el segundo parcial de Marco, se lo comento a Antonio, y este se abraza fuerte a mi hombro. Marco hace tercero, y Antonio estalla de alegria y me abraza. Así es la tensión de un padre que ha educado a sus hijos para ser pilotos. Queda un minuto y Marco sigue rodando fuerte. Su padre comenta que deberian decirle por radio que bajara el ritmo, ya que esta dentro. Finalmente, acaba 6º y se mete por primera vez en la superpole por menos de una decima. Cuando llega Marco, le felicitamos y le comentamos mirando los tiempos que donde mas pierde es en el tercer parcial. Su cara refleja que esta recordando el ultimo parcial, para ver donde perdia tiempo.

Finalmente en la superpole, Marco acaba 6º y Alvaro 8º, por lo que Alvaro saldrá en la primera carrera desde la pole, y Marco 3º. El padre de ambos está feliz, me estrecha la mano, y le felicito.

La carrera

Cuando se colocan los coches en parrilla, paseo entre los pilotos y las pit babes (…). Es mi primera vez en una parrilla de salida. Me siento como Antonio Lobato, pero con mas inteligencia y mas pelo. Me llama la atención ver a Jaime Alguersuari, presidente de RPM, el Ecclestone de las World Series, hablando uno por uno con todos los pilotos. Aqui todo es mucho mas humano que la F1. Todos son amigos. A Marcos Martinez le dice que corra con cabeza, al igual que a Giedo (Van der Garde). A Marco Barba no acierto a entender de quien le habla, pero le dice “Hazlo por el”. Este es el momento de mayor tension. Las caras de concentración de los pilotos es impresionante. Me coloco delante de Aleix Alcaraz para hacerla una foto y apenas pestañea. Del mismo modo, tras el alerón de Danil Move, el ruso, enfoco su retrovisor de forma que se vean sus ojos. Parece una estatua y capto el momento. Suena la señal de un minuto y abandono la parrilla.

Tenia especial curiosidad por vivir en primera persona una carrera desde el muro de boxes, ver las instrucciones que les dan a los pilotos. Aguanto un par de vueltas hasta que oigo un lamento que viene del box de Draco. Marco no esta teniendo suerte esta temporada, asi que supongo que ha vuelto a suceder. Me acerco, y los mecanicos estan bastante enfadados. “Duran lo ha sacado de pista”, me comentan. La situación esta muy tensa, ya que Marco iba 3º, y prefiero irme a un lugar mas tranquilo, entre Brooklands y Luffield. Saco algunas fotos, y sigo la evolución de la carrera. Alvaro aguanta primero, Marcos (Martinez) viene pegado a su alerón, mientras que por detras Duran esta bastante lejos. Parece un mano a mano entre ellos. Los monoplazas de Draco parece que tienen problemas. Baguette echa humo a la salida de Luffield en cada giro, mientras que Marco, que va recuperando terreno, tiene la luz del difusor encendida, por un sensor de temperatura del agua, segun me comenta luego.

Se suceden los giros, y Martinez adelanta a Alvaro Barba, que empieza a perder terreno. Duran va como un avion y se acerca a Alvaro de forma exagerada, hasta que da buena cuenta de el. El mexicano va a por todas y se dispone a cazar a Martinez. Por detras, a Marco le precede cada vez un monoplaza distinto. Esta remontando a buen ritmo y puede entrar en los puntos. De repente, en una vuelta desaparecen Fauzy y el. Otra vez? Si, otra vez. El malayo, un piloto sin talento pero con dinero, ha sacado a Marco de pista sin contemplaciones. Otra vez a empezar, quedan pocas vueltas y entrar en los puntos ya es imposible.
Por delante, Duran adelanta a Marcos y sigue abriendo hueco. El podio ya esta decidido.

Tras la carrera, me acerco a Marco, y le veo tocado. Esta enfadado y disgustado. “Duran me saco al principio, y luego Fauzy (veo que su cara se vuelve algo agresiva) me ha vuelto a sacar.” Era una ocasión estupenda para haber conseguido un buen resultado. Marco es un piloto rápido, constante, pero que no esta teniendo suerte. En su equipo lo saben, y confian en el. Tarde o temprano, el tiempo dará la razón a Nadia y su equipo.