El tortuoso trazado de Hungaroring, en las afueras de Budapest, será el escenario este fin de semana de la séptima prueba de las GP2 series 2008. A las carreras en el circuito magiar llega Racing Engineering con su piloto Giorgio Pantano claramente destacado al frente de la general del campeonato de pilotos, tras sumar en Hockenheim su cuarta victoria del año.

Además, en Alemania el otro piloto del equipo andaluz, Javier Villa, alcanzó en la carrera del domingo su mejor resultado de la temporada, terminando quinto y sumando unos importantes puntos que permiten a Racing Engineering seguir en plena lucha por el título de equipos, en cuya clasificación la escuadra basada en Sanlucar de Barrameda figura actualmente en la segunda posición.

Toda esta serie de resultados positivos alcanzados por los monoplazas que patrocinan Telefónica y Repsol hacen que la moral del equipo sea muy alta y que afronte las carreras a disputar el sábado y el domingo en Hungria con grandes ambiciones. Con Pantano erigiéndose cada vez más como el claro favorito al título y con Villa volviendo a las primeras plazas y retornando a una pista en la que ya ganó el año pasado, las perspectivas de cara a sumar más triunfos son altas para el equipo español, que cuenta además a su favor con la extraordinaria fiabilidad alcanzada en sus monoplazas, que no han sufrido un sólo abandono por avería en las 12 carreras disputadas en lo que va de temporada.

En Hungaroring la primera clave para optar a las victorias será obtener un buen puesto en la calificación del viernes que define la parrilla de salida para la carrera del sábado. Tratándose de un circuito en el que adelantar es poco menos que imposible, salvo en la fuerte frenada de final de recta, salir delante significa aumentar de forma exponencial las posibilidades de luchar por los puestos de cabeza. De ahí que el objetivo inicial de Racing Engineering y sus dos pilotos sea ser competitivos ya desde los entrenos libres del viernes por la mañana con el fin de estar en disposición de situarse en las primeras filas de la formación de salida para la carrera larga del sábado.
Las altas temperaturas habituales de esta época del año en la zona donde está enclavado el circuito de Hungaroring suelen ser otro de los factores a tener en cuenta cada año en la carrera húngara. El calor unido al trazado de la pista, que apenas permite al piloto un respiro entre curva y curva, hacen de Hungaroring un desafío realmente exigente para los pilotos, tanto a nivel físico como mental. Dos facetas en las que tanto Giorgio como Javier están al máximo nivel y que unidas a la competitivad de los Dallara de Racing Engineering les convierten en dos de los pilotos a seguir más de cerca a lo largo del séptimo fin de semana de las GP2 series 2008, del que el equipo andaluz tratará de salir con los dos lideratos en juego, el de pilotos y el de equipos.