Álvaro y Marco Barba concluyeron la pasada semana su temporada en las World Series 3.5 by Renault, después de afrontar un total de ocho pruebas en seis meses de competición.

Álvaro disputaba su primer ejercicio en el equipo transalpino Prema, mientras su hermano Marco debutaba en el certamen con el también italiano conjunto de Draco tras proclamarse subcampeón de la Fórmula 3 española.

Ambos se muestran ‘satisfechos’ por lo realizado durante el año 2008, aunque coinciden en que sus sensaciones y resultados son ‘insuficientes’ para lo que esperaban en el mes de abril.

El mayor admite que el objetivo era ‘quedar entre los tres primeros pero no ha podido ser’, aunque relata que su satisfacción ‘la constituye haber sido competitivo en todos los trazados, adelantando mucho cuando estábamos retrasados en unas carreras donde es muy complicado ganar posiciones’.

Por su parte, el rookie cree que si hubiera conocido la mayoría de los circuitos que visitaba este año por primera vez ‘otro gallo hubiese cantado, porque hemos ido muy rápidos e incluso podríamos haber peleado por un podio’.

EL FUTURO.

El primero de ellos, después de repetir en las WS, podría cambiar de aires en 2009, aunque a estas alturas afirma que todavía está ‘mirando varias opciones. Seguramente a mitad de noviembre estará ya todo claro’.

Mientras, el menor renovó por su escudería una temporada más, en una clara apuesta de Draco por catapultarle a la Fórmula 1 tal como ya hicieron con Felipe Massa o Rubens Barrichello y por ello no duda en comentar que en 2009 peleará ‘sin duda por el título, ya que disponemos de un coche ganador, de mucha experiencia acumulada y de mucha confianza’.