Alejandro Agag hace unos días dijo ““La crisis no ha afectado a la F1.“. Dicho y hecho. Honda confirma su retirada de la F1, y Shanghai anuncia que su GP esta en duda. Que no cunda el pánico, si lo pensamos con cabeza, no es para tanto.

La organizacion del GP de Shanghai ha anunciado que no podrán hacer frente a las perdidas que genera el GP cada año, unos 50 millones de dólares, por lo que su inclusión en el calendario corre peligro. Mientras tanto, Canada se queda fuera del mundial.

Lo de Honda, se veía venir. La crisis de Honda no es económica, sino deportiva. Ni mucho menos Honda no tiene presupuesto, simplemente, sus dirigentes no están dispuestos a desembolsar unos 400 millones de euros anuales para que sus dos ¿bolidos? se arrastren por las pistas. Tal vez por eso Alonso decidió quedarse en Renault.

Lo que llama la atención es que gente del nivel de Nick Fry o Ross Brawn se queden en la calle. Force India estaría encantado de contar con Ross en sus filas…