217 pilotos de moto, 25 de quads, 177 equipos de coches y 81 de camiones. En total, 837 pioneros, a bordo de 500 vehículos, iniciarán mañana por la mañana el periplo de la edición 31ª del Dakar, la primera en el continente sudamericano. Todos disfrutan de una última jornada en la capital, donde los porteños no dejan de desearles un buen viaje.

Las últimas recomendaciones, las últimas horas de descanso y, ante todo, las últimas palabras de ánimo antes de encarar el gran reto. Los pilotos y los equipos de los 500 vehículos inscritos en el Dakar han empezado la jornada con una gran concentración, el tradicional “briefing” antes de la carrera, en el que Etienne Lavigne, director del rally, ha repetido algunas de las consignas, haciendo especial hincapié en la seguridad y en la confianza depositada en los corredores para que sepan honrar y respetar a los nuevos países anfitriones, Argentina y Chile.

Antes de consagrarse a la carrera propiamente dicha, se ha previsto un suave calentamiento mecánico para los vehículos a lo largo de un primer recorrido, infinitamente más asequible que el que les espera, compuesto por unos pocos kilómetros. A través de un desfile, visitarán parte del centro de Buenos Aires, con el parque de La Rural como punto de partida. En el recorrido están previstos puntos ineludibles de la ciudad: el Automóvil Club Argentino, una importante institución del país que organiza 5000 carreras al año; la Avenida 9 de julio, considerada la más ancha del mundo; y el célebre Obelisco que domina la Plaza de la República. Aparte de un paseo soleado por la capital argentina, se espera que los corredores disfruten de un auténtico baño de masas. Tras los cerca de 80.000 visitantes que se han dado cita en La Rural durante las verificaciones, los argentinos estiman que habrá cerca de 200.000 espectadores presentes a lo largo del recorrido. De esta forma, los corredores podrán retomar la energía necesaria para afrontar las 14 etapas que les esperan: a todos les quedan 9.500 km de carreteras y pistas por recorrer.