Francisco ‘Chaleco’ López se ha adjudicado la segunda especial de su carrera en el Dakar y lo ha hecho nuevamente en Chile. De esta manera, vuelve a coger impulso en la general convirtiéndose en el rival inmediato de Cyril Despres, a 37’37, en una etapa fatídica para Casteu (abandono) y Coma. En la categoría de coches, Stéphane Peterhansel cede el mando de la clasificación general a Volkswagen. Miller se ha adjudicado su primera especial en el Dakar mientras que Sainz se ha hecho con el puesto más codiciado de la general. En la categoría de camiones, Firdaus Kabirov interrumpe con su triunfo la racha ganadora de Chagin, firmando así su 30ª victoria de etapa en el Dakar.

Se dice que en el deporte, la victoria se busca. En la etapa de Antofagasta, el arduo y largo trabajo de preparación -toda una vida de motorista- le ha valido a Francisco López la victoria. El año pasado, López se impuso en la primera etapa chilena, que desembocaba en Valparaíso. Por aquel entonces, conducía una KTM de 690cc. Este año, “Chaleco” se ha incorporado a las filas de Aprilia para probar suerte al manillar de una 450cc. Con su nuevo vehículo, el chileno no ha tenido problemas para recuperar las buenas sensaciones. De hecho, cuando empezó su andadura en el mundo de los rally raids, lo hizo al manillar de una Honda de pequeña cilindrada, con la que se adjudicó el título de campeón del mundo de la categoría en 2006. Pese a pilotar su KTM tan sólo desde el Rally de los Faraones, López parece encontrarse totalmente adaptado a ella, máxime en un día como hoy, en el que ha recorrido las pistas que forjaron su educación motera. Con la experiencia acumulada a sus espaldas, debería estar en condiciones de demostrar que puede aspirar a un puesto de prestigio en la clasificación, algo que evidentemente sólo ocurrirá si, esta vez sí, culmina el Dakar.

Sea como fuere, el podio no parece hoy tan lejano para López, y para otros pilotos, en vista de que la ruta hacia Antofagasta se ha cebado con los líderes. En un primer momento, Marc Coma reventaba su rueda trasera y perdía a continuación media hora antes de poder hacerse con la del italiano Luca Manca. La gesta, ultragenerosa pero difícilmente comprensible, permite al defensor del título minimizar el daño, pero con todo sigue a 1h16’55’’ de Despres, que ha pasado la jornada en compañía de “Chaleco”. David Casteu, 2º en la clasificación general, ha mantenido un buen ritmo hasta el km 395, en el que el piloto ha sufrido una aparatosa caída. La etapa se ha terminado de golpe para el piloto de Sherco, que presenta una fractura abierta en la pierna y que ha sido desplazado hasta el vivac en helicóptero. Se trata de su primer abandono en sus siete incursiones en el Dakar.

En la categoría de coches, Volkswagen ha hecho toda una criba durante la etapa de hoy, finalizando la jornada con una primera victoria para Mark Miller en el Dakar, una triple victoria de etapa para VW con pilotos en la primera, segunda y tercera posición y un podio provisional totalmente monopolizado por los Race Tuareg, que cuentan con un cómodo margen sobre todos los rivales identificados al inicio del rally. El piloto estadounidense había acariciado varias veces la victoria de etapa, sobre todo en la edición de 2009, año en el que terminó el rally en 2ª posición. La victoria le ha llegado al fin en Antofagasta, no ya en el corazón de las dunas que tanto le gustan sino en un trazado rápido en el que ha sabido dominar a sus compañeros de equipo Carlos Sainz (2º a 2’10’’) y Nasser Al Attiyah (3ème à 4’27’’). Lo que es más, los Race Touareg se ponen al timón del rally con una ventaja de 4’37’’ sobre su compañero qatarí y de 9’39’’ sobre Miller. El siguiente clasificado, Robby Gordon, es 4º a una distancia abismal de Sainz: 59’55’’.

Si el golpe de efecto de VW ha funcionado tan bien ha sido también gracias a la fuerza del destino, que se ha cebado hoy con Stéphane Peterhansel, dejándole casi fuera de la lista de aspirantes al título. El BMW X-3 de Peterhansel se había convertido en el vehículo a ganar tras su victoria en Fiambalá, que le valió una cómoda ventaja. Sin embargo, en el km 135 de la especial del día, el favorito ha visto cómo le cambiaba radicalmente el panorama al rompérsele la transmisión. El triple vencedor ha estado parado, en un primer momento, más de 50 minutos. Más adelante, su vehículo se ha vuelto a detener, lo cual le ha hecho perder 25 minutos adicionales. En total, el retraso acumulado por Peterhansel durante esta etapa suma casi dos horas. La brecha parece ahora casi insalvable para el piloto.

En la categoría de camiones, Vladimir Chagin no ha sufrido ningún mal mayor pero, en cualquier caso pone fin a su racha ganadora, que le había valido 4 victorias de etapa consecutivas, tras finalizar 19 segundos por detrás del líder. Se trata sin embargo de un revés fácil de encajar puesto que el artífice de la victoria ha sido su cómplice Firdaus Kabirov. Además, esta nueva victoria de un camión Kamaz representa una excusa perfecta para que los dos amigos hagan un brindis en el vivac, pues el vigente campeón ha cosechado hoy su 30ª victoria de especial. Chagin sigue líder de la clasificación general por delante de Kabirov. Marcel Van Vliet, 3º en la clasificación provisional, se sitúa a más de 3 horas del Zar.