El piloto de Aprilia Giofil se ha visto obligado a abandonar el Rally después de que su motocicleta no llegara a tiempo para tomar la salida ésta mañana. El de Torreblanca se encuentra bastante decepcionado y en estos momentos regresa a Buenos Aires para tomar un avión rumbo a España.


Barreda partía retrasado debido a su dorsal y en las dos primeras jornadas ha intentado llegar lo antes posible a las posiciones delanteras. La cantidad de polvo existente y la ambición de los corredores que le precedía no se lo ponían fácil y en el día de ayer sufría una caída cuando intentaba rebasar a un quad y segaba los tornillos del soporte del manillar. El español intentó por todos los medios reparar la avería sin conseguirlo y aunque quiso continuar los esfuerzos fueron en balde.

Ya en el campamento esperó a ver si llegaba su motocicleta para volver a salir en el día de hoy, independientemente de la penalización que le fuera aplicada, pero la fortuna no estaba con él, la motocicleta no llegó y Barreda dijo adiós a su primer Dakar.

Joan Barreda: Lógicamente estoy decepcionado, iba recuperando posiciones a marchas forzadas, había adelantado a muchos pilotos y rodaba en el décimo puesto. Quería terminar en un buen lugar que me permitiera en la jornada siguiente salir con los de cabeza. Había mucho polvo y un quad me amargó bastante, me acercaba a él y no veía nada, así que después de 30 minutos tras él intente rebasarlo y me fui al suelo. La moto se quedó con el manillar colgando y aunque hice todo lo que estuvo en mis manos para repararla, fue imposible. Después ésta no llegó al campamento y no he podido continuar en carrera.