Experto en las batallas a tres bandas por el título, el español Marc Coma se ha hecho con su tercera victoria de especial este año en la llegada a Copiapó, consolidando así ligeramente su posición de liderazgo en la general. Carlos Sainz, líder desde la primera etapa del Personal Dakar Argentina Chile, ha perdido el mando a manos de Al-Attiyah en los últimos cinco kilómetros de la etapa. Vladimir Chagin, por su parte, se ha instalado cómodamente en lo más alto de la clasificación en la categoría de camiones, ¡pudiendo casi desafiar a los VW! El ruso finalizó quinto en el global de la etapa, tan sólo por detras de los cuatro VW


La fase de cribado toca ya a su fin. Salvo que se produzca una epidemia de problemas mecánicos imposibles de superar, la victoria debería decidirse entre Marc Coma, Cyril Despres y Francisco López. Por el momento, la balanza se decanta del lado del español, que debe mantener la guardia para no perder el margen que le separa de sus rivales. Entre Antofagasta y Copiapó, ha conseguido incluso aumentarlo, tras aprovechar hábilmente su posición de salida. Tercer piloto convocado para la salida a primera hora de la mañana, el catalán ha alcanzado en seguida a su vecino andorrano, con quien ha compartido el camino el resto de la jornada. De hecho, en un momento dado se ha formado un trío con la incorporación de “Chaleco”, ganador de la etapa de ayer, que ha abierto pista durante una parte minúscula de los 508 kilómetros de especial. La convivencia en este ménage a trois imposible ha perjudicado a Cyril Despres, obligado a garantizar la navegación del grupo. Durante dicho tiempo, Coma aplicaba una estrategia de control, mientras que López prefería conducir al límite de sus posibilidades para evitar que le dejaran atrás sus dos compañeros de pista. En la llegada, el líder de la general ha firmado el mejor tiempo con 1’55” de ventaja sobre Despres. Consciente de que la situación puede llevarle a una calle sin retorno, el defensor del título ha expresado después una cierta irritación: “los chuparuedas existen en el ciclismo, y por lo visto también en el rally raid”.
El cuarto del día, Helder Rodrigues, ocupa la misma posición en la general, si bien a casi 20′ del piloto chileno. El portugués sigue siendo un firme candidato al podio, contrariamente a su compatriota y vencedor de etapa en Iquique, Paolo Gonçalves, quien ha tenido que abandonar el rally debido a una fractura de clavícula. Frans Verhoeven se aleja también del Top 5, tras pasar varias horas haciendo arreglos mecánicos a su BMW al principio de la etapa. Jonah Street y Jordi Viladoms también han visto cómo se deteriora su clasificación en la especial del día. Los numerosos retrasos registrados han terminado ayudando a Pal-Anders Ullevalseter. El finalista del Dakar 2010 por detrás de Despres comienza a acostumbrarse a su moto de 450cc, prueba de ello es que ha alcanzado por fin un puesto digno de su estatus, la 5ª posición en Copiapó. La hecatombe que sufrieron sus rivales durante la jornada de ayer le permite recolocarse en 7ª posición, después de haber comenzado el rally en el 29º puesto.
El juego de las sillas musicales continúa en la categoría de quads con el retorno de Alejandro Patronelli a lo más alto de la clasificación. El vencedor de la especial con una amplia ventaja sobre Josef Machacek, sucede así a Thomas Maffei, líder efímero tras las grandes dificultades vividas en el día de hoy. El rival inmediato de Patronelli es ahora Sebastián Halpern, que acumula un retraso de 58′.
A lo largo de la etapa de hoy Carlos Sainz ha cometido los primeros errores en el rally, quizás decisivos de cara a la dura batalla por el título que libra con Nasser Al-Attiyah. El piloto catarí, encargado hoy de abrir pista, se ha encontrado en una posición delicada puesto que su compañero de equipo Sainz le alcanzada rápidamente y se colocaba en su polvareda. Autor del mejor tiempo en todos los CP intermedios, el defensor del título parecía dirigirse hacia una nueva victoria de especial que le consolidaría al frente de la general. Sin embargo, al final esta ventaja ha resultado ser virtual. Tras una actuación impecable durante 500 kilómetros, los últimos cinco kilómetros de la especial han resultado fatales para Sainz, que perdía la concentración. Una y otra vez, encaraba mal una duna, hasta bloquear su Race Touareg en la arena no una sino dos veces. “El Matador” ha tenido que echar mano de una plancha para desbloquear su vehículo, perdiendo así minutos cruciales en las dunas de Copiapó. En la línea de llegada, el español perdía 6’36” con respecto a Nasser Al Attiyah, nuevo líder de la general con una ventaja de 5’14”.

Las opciones de victoria cambian a diario para los favoritos. Stéphane Peterhansel probablemente situaba las suyas en un 15 ó 20% durante la jornada de descanso. Al término de la jornada de hoy, las cosas cambian para el líder del equipo X-Raid que, castigado por los pinchazos, arrancaba la etapa con un cambio de rueda. Peterhansel ha sufrido sobremanera durante los 100 últimos kilómetros de etapa, durante los cuales un recalentamiento de su motor le ha obligado a pilotar con una prudencia extrema. Como resultado, el piloto cruzaba la línea de meta al ralentí, logrando un crono cuyo impacto parece difícil de superar durante las etapas que quedan por recorrer.
En este contexto, Volkswagen ha colocado sus cuatro vehículos en la cabeza de la especial gracias a la actuación de De Villiers y Mark Miller. En la clasificación general, el sudafricano supera ya a Peterhansel, y las dos horas de retraso del estadounidense le brindan opciones para completar el podio con su Race Touareg. Adelanta así a Krzystszof Holowczyc, también duramente castigado por los problemas mecánicos desde el inicio de la etapa. El polaco se detuvo primero para arreglar problemas relacionados con la electricidad y después ha tenido que reparar la dirección asistida de su X3 antes de retomar la marcha. Aunque no representa una amenaza para los líderes de la competición, Joan “Nani” Roma puede estar orgulloso de haber finalizado esta dura etapa como mejor perseguidor de los VW. Al volante de su Pick Up Nissan, el que fuera ganador en motos ha necesitado 52 minutos más que Al Attiyah para terminar la especial.
Vladimir Chagin se ha vuelto a coronar, por si había alguna duda, como el Zar en Copiapó. El séxtuple vencedor de la prueba, probablemente irritado por la doble victoria de etapa de Ales Loprais, ha dado hoy toda una lección al volante de su Kamaz. Al cruzar la línea de meta, firmaba el mejor tiempo con una ventaja de 32′ sobre Kabirov, a quien adelanta en 3’03” en la general, mientras que Loprais se sitúa a media hora. De paso, el capitán de los Kamaz se ha mostrado el más rápido de todos los vehículos en carrera, con la excepción de los 4 Race Touareg. De hecho ha tardado 4 minutos menos que Marc Coma, vencedor al manillar de una KTM de apenas 170 kilos.