“Aunque era el primer Gran Premio y tenía mucha importancia para mí terminarlo, estábamos muy cerca de los puntos, de modo que decidí arriesgar en la primera vuelta.
Superé a Buemi  y a Michael Schumacher a pesar de que ambos salieron por la parte buena de la salida. Me toqué con los dos pero con Buemi no hubo desperfectos, vi a Michael que estaba en un lío tremendo con Masa, aproveché el hueco, me metí en la parte interior del viraje y Michael tocó mi ala delantera con la suya, yo perdí mi ala y él pinchó su neumático. En este momento volaron los puntos.

No me vio y la maniobra fue muy rápida.
Yo estaba décimo y tenía por delante progresar.
No culpo a nadie, en esta ocasión no hubointención ya que aquellos momentos eran la guerra, o te metes o se van los puntos.
Me siento satisfecho tanto de la maniobra como de mi respuesta a las 48 vueltas a tres paradas.Si mi maniobra en la salida hubiera terminado sin daños colaterales, hubiera hecho solo dos paradas y los puntos hubieran llegado.
Ha sido una pelea constante, de sube y baja y realmente me he dejado la respiración en conducir el coche lo más rápido posible.
Buemi estaba detrás de mí, ha terminado décimo y ha hecho el primer punto para el equipo. Me alegro por todo y por la fiabilidad un año más de los Toro Rosso.
Como os podéis imaginar no regreso contento a España porque podría haber aspirado a algo más que un punto.”