Esta mañana hemos empezado a trabajar a las 8:00. Ya había gente esperando en el hotel para ver trabajar a los mecánicos sobre los coches. Estos aficionados son increíbles.
Después de unos días un poco más distendidos, ya empezamos a coger ritmo de carrera.
Los mecánicos han afinado los últimos detalles del coche y todo listo. Por delante teníamos casi 600 kilómetros de carretera para ir desde Buenos Aires hasta Mar del Plata, ciudad de veraneo por excelencia de los argentinos.
Antes de llegar a Mar del Plata hemos realizado un pequeño test que nos ha ayudado a encontrar los límites del coche. La primera situación divertida ha estado cuando Nasser se ha subido al lado de Robby en el coche para conocer más rápidamente estos límites. Por la cara que ha puesto Nasser ha quedado suficientemente claro con una vuelta.

 

 

 

 

 

 

 


Cuando vimos por primera vez el coche, Nasser y yo nos miramos y pensamos: “Parecía más grande”. El coche tiene la particularidad que todo el motor y la caja de cambios estás colocados en la parte posterior, sobre las ruedas traseras. Detrás de nuestras espaldas y debajo de nuestros asientos se encuentran los depósitos de gasolina. El espació del habitáculo es algo más grande que el Volkswagen, pero no mucho más. Tenemos el inconveniente de que la puerta por la que entramos es en realidad el cristal y debajo tenemos los tubos de la carrocería, que hacen más seguro si cabe que el Volkswagen. Tenemos que buscar todos los pequeños rincones para poder poner nuestro material sin dificultar el acceso a las herramientas.
En cuanto a la suspensión, qué os puedo contar que no sepáis… ”se lo comen todo” literalmente. Las suspensiones no son regulables, pero tienen un complejo reglaje en función de la parte del amortiguador que utilizas. No tienen regulación externa de ningún tipo. Es cómoda pero a su vez efectiva.
Y el motor…uuufff, la gran bestia. Es un 8 cilindros que reacciona como una moto, sube de revoluciones de una manera espectacular y sin dudar. Acelera en todos los regímenes de vueltas y la velocidad punta es bastante superior a los cuatro ruedas motrices, alrededor de 210-220 km/h. Este aspecto nos favorecerá en especiales rápidas o muy rápidas, sin olvidarnos de las zonas rotas y rápidas, donde aun nos da mayor ventaja.
Una de las curiosidades de este vehículo es el freno de mano. Como podéis observar en la foto es la palanca que se encuentra más cerca del asiento del piloto. Esta palanca tiene dos funciones, si la apretamos hacia delante nos frenará la rueda trasera derecha, si la tiramos hacia a tras nos frenará la rueda trasera izquierda. ¡Qué divertido va ha ser!
Otra de las cosas a las que nos hemos de acostumbrar es a los valores de las presiones de los neumáticos, que aparecen libras (1 bar son 14,7 libras) y del depósito de combustible, que marca en galones (1 galón son 3,78 litros). Eso nos dará algunos quebraderos de cabeza al principio, pero creo que será cuestión de días.
Esta noche aun les queda un poco de trabajo a los mecánicos para poder dejar todo a punto para la gran cita de las verificaciones.
Buenas noches a todos.